UA-141661442-1

Marzo 3, 2020

La Ley sobre el Uso y Consumo de la Cannabis prevé reducción de riesgos en grupos vulnerables

 
No hay plazo que no se cumpla y este miércoles al interior de las Comisiones Unidas de Seguridad, Justicia y Estudios Legislativos se discutirá ampliamente la legalización del cannabis, tanto para usos lúdicos, como medicinales, industriales y comerciales.

Fue el propio Ricardo Monreal, mediante un posteo en Twitter, quien dio a conocer que, luego de que el pasado fin de semana circuló entre los integrantes de las comisiones dictaminadoras el anteproyecto de Dictamen de Cannabis, se dispuso que el miércoles 4 de marzo iniciará su discusión y aprobación para enviarlo al Pleno.

Para el presidente de la Junta de Coordinación Política, artífice de acuerdos y consensos, la intención es seguir escuchando todas las voces, todas las opiniones.

El punto álgido del predictamen y desencuentro entre los legisladores es, por supuesto, para los usos lúdicos, pues si bien el gramaje que podría traer un consumidor sin considerarse delito pasaría de 5 a 28 gramos, lo que podría llevar a la recomercialización del producto. Empero, en el amplio documento de más de 230 páginas se observa lo relativo a la instancia que comercializaría, que sería el Instituto Mexicano de Regulación y Control del Cannabis o sea el Estado.

Dicha instancia, reza el documento contaría con los siguientes órganos:

Una Dirección General, que tendrá como objetivo conducir los trabajos del Instituto, con la finalidad de reducir riesgos relacionados con la regulación del mercado del cannabis; un Consejo Consultivo, mismo que tendrá como objetivo establecer lineamientos y directrices generales de actuación del Instituto, a fin de proporcionar las instancias y mecanismos necesarios para una adecuada regulación del mercado del cannabis con enfoque de salud pública.

Dicho Consejo se integrará por un representante de la Secretaria de Salud; de la Secretaria de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación; de Educación Pública; Gobernación; Hacienda, Medio Ambiente y Recursos Naturales y Relaciones Exteriores.

Asimismo, se prevé la edificación de un Consejo Ciudadano, que tendrá como objetivo vigilar el cumplimiento de las atribuciones del Instituto, así como prevenir actos u omisiones que constituyan responsabilidades administrativas de servidores públicos de dicho Instituto y de particulares.

Y un punto muy importante que establece un capítulo único denominado Reducción de riesgos, en el cual se obliga a todos los actores del mercado regulatorio a implementar acciones para la disminución de riesgo relacionado con el consumo de cannabis, las cuales consistirán en:

“Promover y fortalecer la educación y concientización del público -con énfasis en poblaciones vulnerables: niños, niñas y jóvenes- acerca de las cuestiones relativas al consumo del cannabis, utilizando de forma apropiada todos los instrumentos de comunicación disponibles; priorizar a las poblaciones en situación de vulnerabilidad; respetar y proteger los derechos humanos, y tener en cuenta los riesgos relacionados específicamente con el género”.

Como se lee, si bien se ha avanzado mucho, a través de los Foros, instituidos como Parlamento Abierto, queda aún mucho que discutirse en Comisiones Unidas, de tal forma que será hasta la próxima semana y después del 9 de marzo –#Un día sin mujeres—cuando pueda ser llevado a pleno el dictamen respectivo.