Diciembre 31, 2021

Acontecer Político

por José Luis Camacho Vargas

Viernes 31 de diciembre de 2021.

 

El Estado de Hidalgo y el caballo de Troya

Las elecciones de 2021 dejaron muchas lecciones para los partidos políticos de oposición, la principal de ellas es que Morena no juega limpio y se vale hasta del crimen organizado para arrebatar lo que no puede ganar. Así sucedió en Sinaloa y si no que le pregunten al senador del PRI Mario Zamora Gastélum, excandidato al gobierno de ese Estado.

Otra de las lecciones de oro es que AMLO habla al oído a los gobernadores y los convence, por las buenas o por las malas, de aplicar la táctica de manos caídas para dejar libre el territorio a Morena a cambio de un cargo en su administración o de una jubilación dorada.

Recordemos que de los ocho Estados en donde el gobernador era de extracción priista no se logró el triunfo en ninguno en 2021: Sinaloa, Tlaxcala, Sonora, Colima, Zacatecas, Guerrero, Campeche y San Luis Potosí, ¿en cuáles hubo ese contubernio con el presidente y esa traición partidaria? La militancia priista lo sabe porque sufrió en carne propia el abandono y la desarticulación de su estructura.

Injustificadamente hay quienes han pretendido endilgar los malos resultados a Alejandro Moreno, presidente nacional del PRI, pero lo cierto es que cada exgobernador y exgobernadora sabe lo que carga en su morral y lo que dejó de hacer.

Por ello, ahora el líder nacional priista y los órganos de gobierno partidistas han decidido cambiar de estrategia y no permitir que, de nueva cuenta, los gobernadores entreguen el Estado sin luchar ni defender al priismo, y por ello atrajeron a la Comisión Nacional de Proceso Internos la selección de todas y todos los candidatos, al tiempo de refrendar la alianza con PAN y PRD en cuatro de los seis Estados que renovarán su gubernatura.

Uno de esos casos es Hidalgo, en donde el mandatario estatal ha despotricado en contra del presidente nacional de su partido porque le quitó toda posibilidad de que ejerciera facultades metapartidistas para definir al o la abanderada para sucederlo en el cargo.

Evidentemente no es un asunto menor lo que sucede al interior del PRI, pues al más puro estilo griego el presidente López Obrador usa a los gobernadores como su caballo de Troya para apoderarse de territorios y desarticular plataformas partidistas.

Pero al unísono con el tambor de guerra, PAN-PRI-PRD han entendido la lógica morenista y decidido apoyarse mutuamente para cerrar el paso a esa táctica antidemocrática y perversa.

“Gobernador nosotros no vamos a permitir que regale el futuro de las familias de Hidalgo, eso es algo que prometió cuidar. Su deslealtad con el priismo que lo llevó al poder quedó evidenciada al entregarse de rodillas con el gobierno de Morena. ¡Lamentable papel!”, fue el tweet que Alejandro Moreno, presidente nacional del PRI, dirigió a Omar Fayad Meneses después de que éste criticara el actuar de la dirigencia nacional al ceder la definición de la candidatura de la alianza “Va por México” al PAN.

Lo escrito por Moreno Cárdenas retrató fielmente el sentir de las bases y estructura del priismo hidalguense, que ven a un gobernador completamente plegado al interés presidencial y principal obstáculo para dar la pelea en la campaña electoral que está en puerta.

Como decía Manuel “Meme” Garza, el engaño es lo peor que puede hacerse en política, y es justamente lo que pretendía Omar Fayad impulsando un candidato sin posibilidades reales de dar la pelea al elegido por el presidente en Morena.

Ante esta realidad y con base en encuestas, la persona que sí está en condiciones de competir, crecer y vencer es la diputada federal Carolina Viggiano Austria, militante priista forjada en la cultura del esfuerzo que es capaz de aglutinar a las fuerzas vivas del priismo hidalguense en torno a una propuesta de gobierno innovadora y competitiva, poseedora de visión, de capacidad y de experiencia y que busca conducir a Hidalgo a mejores estadios de desarrollo y crecimiento.

La contienda no será fácil y muestra de ello es que ya ha iniciado aún antes de que llegue el 2022.

La alianza “Va por México” ha demostrado contar con la brújula y la cohesión suficientes para ser una opción real de gobierno y de cambio. Hidalgo tiene la opción de ser parte central en ese esfuerzo.

@jlcamachov