Agosto 8, 2021

Acontecer Político

por José Luis Camacho Vargas

Domingo, 8 de agosto de 2021.

 

La autonomía de la UNAM

Al presidente Emilio Portes Gil.

¿Qué significa que la Universidad Nacional esté cumpliendo 92 años de ser y ejercer su autonomía? ¿En qué ha beneficiado a su comunidad, pero sobre todo a México esa cualidad sin la cual no se podría explicar el acontecer nacional durante las recientes nueve décadas?

Se trata de la institución que por sí sola produce la mayor investigación del país, la que prepara anualmente a miles de jóvenes y adultos desde el bachillerato hasta el posgrado, la que preserva y difunde nuestros valores culturales, la que presta numerosos servicios a la Nación y aquella que ha sido y seguirá siendo el motor de la permeabilidad social del país.

Es también la institución educativa más transparente, que rinde cuentas clara y oportunamente.

Sí, es la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Su líder nato es el Rector Enrique Luis Graue Wiechers, médico de profesión que desde hace seis años ha conducido los destinos universitarios, dando cabida a la pluralidad, a la divergencia, pero sobre todo al consenso basado en la razón.

Y qué mayor consenso puede concitar el Rector de la UNAM que la propia defensa de la Universidad como una institución autónoma, que se autoconstruye y que elige a sus propias autoridades a través de los mecanismos por ella diseñados, al tiempo que delinea, programa e implementa sus propios planes educativos.

Cualidad que en la actual pandemia no ha sido diferente, pues si bien algunas voces externas insisten, en el actual contexto de emergencia nacional, que se reanuden las actividades escolares presenciales, la Máxima Casa de Estudios de México, con base en análisis científicos y razones objetivas, ha tomado la decisión de continuar con las actividades a distancia en aras de privilegiar la salud e integridad de la Comunidad Universitaria.

El Rector Manuel Gómez Morín alguna vez expresó que “La Universidad tiene y quiere un fin muy claro y muy definido, ese sí exclusivo y único. Es un fin de servicio a la comunidad. Está ligada con las más limpias y más elevadas aspiraciones de íntegro mejoramiento humano. Jamás podrá alzarse en contra de ese fin, porque él es la sustancia misma del trabajo universitario y sin él la Universidad no tiene razón alguna de existir… Pero precisamente para cumplir ese fin exclusivo, la Universidad está en el deber de conservarse como un campo libre, abierto a la discusión, condicionado solamente por la objetividad y la honestidad de los que trabajen en ella”.

Por su parte, el Rector Javier Barros Sierra señaló que “La autonomía no nos ha sido otorgada por la nación de una vez y para siempre, sino para que la merezcamos y respondamos de su ejercicio día con día”.

No hay duda que la UNAM ha sabido responder a la generosidad de la Nación mexicana. Pero todavía puede hacer mucho más y para lograrlo debe respetarse su autonomía.

Por tal razón, la comunidad universitaria ha expresado su respaldo permanentemente a nuestro Líder Nato, sabedores que no estamos defendiendo a un hombre o un interés particular, sino a una institución que nos ha formado y que estamos convencidos es la piedra angular para que México avance y alcance mayores y mejores estadios de desarrollo.

Hoy más que nunca ¡Por mi Raza hablará el espíritu!

@jlcamachov