UA-141661442-1

Abril 22, 2020

Tras Curules

Ángel Carbajal

 

La prueba de Ricardo Monreal

 
Lo ocurrido al inicio de esta semana fue una obra titánica de Ricardo Monreal, líder de la bancada morenista en el Senado de la República, pues no sólo tejió fino, sino que amarró fuerte, con nudos de marinero en plena tormenta.

Y de manera casi inmediata las Oficinas en México de la ONU contra la Droga y el Delito (UNODC) y del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (ONU-DH) celebraron la aprobación de la Ley de Amnistía por el Congreso de la Unión, por ser una de las medidas que el Estado mexicano adopta para hacer frente a la pandemia de Covid-19 en el ámbito penitenciario y por avanzar en la transformación del sistema de impartición de justicia en nuestro país.

“En el contexto de la pandemia de Covid-19 esta ley adquiere aún más relevancia porque su correcta aplicación puede llevar a reducir los riesgos de contagio en centros penitenciarios federales, además de alentar a las entidades federativas a adoptar medidas de naturaleza similar”, afirmaron Antonino De Leo, de la UNODC en México, y Jesús Peña, de la ONU-DH en México.

Y se dieron dos hechos estremecedores. Cuando el líder de la bancada de Morena Ricardo Monreal tomó el micrófono para señalar: “Hoy ha sido un día muy complejo, en donde la mayoría legislativa ha actuado con mucha tolerancia, responsabilidad, porque hemos aguantado insultos, diatribas, descalificaciones, que no merecemos y rechazamos totalmente”; enseguida pidió un aplauso de pie en reconocimiento al ya conocido como Ejército Blanco –médicos, enfermeras, paramédicos, camilleros y demás personal de salud–, que a diario se juegan la vida para salvar la de otros.

Y en medio de esta tormenta en primavera, es el mismo Ricardo Monreal, quien ayer mismo integró a la Gaceta legislativa del Senado de la República una iniciativa de ley que busca modificar la Ley Federal del Trabajo (LFT) la fracción VIII al Artículo 427 y la fracción V al Artículo 429, con el fin de garantizar el pago de salarios completos a los trabajadores frente a contingencias por causa de fuerza mayor.

Luego de que se generó controversia sobre las acciones que podrían tomar las empresas en sus relaciones laborales, el senador Monreal planteó la posibilidad de reformar la LFT para evitar interpretaciones equivocadas, pues se requiere “crear una nueva figura no prevista en la Ley Federal del Trabajo.

En ese sentido, el senador propuso modificar el artículo 427 en la fracción VIII para quedar que “la suspensión de labores o trabajos, que declare la autoridad sanitaria competente, en los casos de emergencia sanitaria por causa de fuerza mayor… el patrón deberá pagar el salario íntegro al trabajador hasta por 30 días.

En todo caso, el pago del salario podrá ser convenido por las partes, sin que pueda ser inferior al mínimo”.