Junio 8, 2017

Senadores anuncian tercera generación de reformas a favor de libertad de expresión

En el Senado se buscará realizar una serie de ajustes legales que representarán la tercera generación de reformas para garantizar la libertad de expresión y protección a periodistas. Así lo señalaron el presidente y secretario de la Comisión Especial para dar Seguimiento a las Agresiones contra Periodistas y Medios de Comunicación, Marco Antonio Blásquez Salinas y Jesús Casillas Romero, durante la entrega de Medallas al Mérito Periodístico 2017, en la que se entregaron reconocimientos a 131 periodistas, así como a siete familias de periodistas ultimados en el curso de este año.

Los senadores pidieron a las autoridades la presentación con vida del periodista Salvador Adame Pardo, privado de la libertad el pasado 18 de mayo en Michoacán, al tiempo de enviar un mensaje de aliento a los familiares de Marcela de Jesús Natalia, baleada el sábado pasado en Guerrero.

Se destacó que a pesar de la gravedad de las agresiones que sufren los periodistas, no existe una cifra fidedigna de quienes han perdido la vida en el cumplimiento de su deber, pues se habla de entre 127 y 189.

Por ello, el senador Marco Blásquez informó que en el afán de aportar soluciones a esta crisis, remitió al Poder Ejecutivo Federal una propuesta concreta de coordinación con el Legislativo para lograr brindar garantías al ejercicio periodístico.

Dicha propuesta se basa en cinco acciones: Dotar de autonomía técnica y administrativa a la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos en Contra de la Libertad de Expresión; realizar un análisis de vulnerabilidades de los reporteros, para adicionar elementos para su protección dentro de la Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Contempla también elevar las penas por hechos delictivos en agravio de periodistas y medios de comunicación; reestructurar el mecanismo de protección a defensores de derechos humanos y periodistas; construir un protocolo de contrainteligencia para preservar la integridad de los comunicadores; y permitir a la ONU y Comisión Internacional de Derechos Humanos visitar México, para que amplíen la visión de solución a la crisis en mención.