Junio 1, 2018

Los verdaderos ganadores de los gobiernos de coalición

Durante la presentación del libro titulado “Desenmascarando al Gobierno de Coalición: ¿Cambio de régimen o golpe partidocrático al Presidente de la República?”, de la autoría del Doctor Miguel Ángel Eraña Sánchez, el vicecoordinador del Grupo Parlamentario del PT señaló que “estamos en la oportunidad y en buen momento de detectar todos los riesgos de la gobernabilidad presente y futura del país”.

A decir del senador Luis Humberto Fernández Fuentes, los Gobiernos de Coalición, son un esquema que se ha convertido en una especie de propaganda, que solo sirve para beneficiar a los partidos aliados con el reparto de cuotas o presupuesto.

Los temas de la constitucionalidad, tienen gran complejidad y a veces se toman con cierta ligereza.

En el caso de la desaparición del fuero, se dice que se copió una figura inglesa, que es una especie de eliminación del mismo para el juicio político, con la aprobación de la mayoría absoluta de los senadores presentes.

El académico Rafael Estrada Michel, profesor con licencia de la Universidad Iberoamericana y actual profesor de la Universidad de Piza, Italia, señaló que el esquema de Coalición es un malentendido histórico, porque nuestro presidencialismo imita al de Estados Unidos y al sistema monárquico de Cádiz, España, pues se trata de imponer un medio sistema presidencial y un medio sistema parlamentario, pero sin definición exacta.

Por eso, la coalición de partidos, es un golpe partidocrático al gobierno en turno y el Presidente de la República se verá sometido a que 14 miembros de su gabinete sean ratificados por el Senado de la República y, a partir del próximo primero de diciembre, también por la Cámara de Diputados.

El Doctor Miguel Ángel Eraña Sánchez, autor del libro y profesor de tiempo completo de la Universidad Iberoamericana, afirmó que con los gobiernos de Coalición establecidos en la Reforma Constitucional del 10 de febrero de 2014, y la posterior reforma integral en materia de Anticorrupción, en mayo de 2015, “fue una mala definición y un papel en blanco mal diseñado”.