UA-141661442-1

Julio 4, 2017

El Sistema Penal Acusatorio no es el que ha fallado

En 2008, producto de una reforma a nuestra Carta Magna, surgió el denominado Sistema Penal Acusatorio, con la aseveración firme de avanzar positivamente en la ejecución e impartición de justicia en nuestro país, la consigna fue clara y contundente: transitar de un sistema inquisitorio a uno que fuera acusatorio y oral.

Al respecto se han pronunciado distintos conocedores, expertos y especialistas, señalando que dicho sistema penal acusatorio arroja más beneficios que inconvenientes, sin embargo, el mismo ha registrado también diversos apuntes en torno a lo que hace falta, a las lagunas que son menester solventar y a las precisiones y aspectos que son necesarios pormenorizar y perfeccionar para que el sistema penal acusatorio marche de manera óptima y cumpla con su objetivo; el de repartir a cada quien lo que merece.

En ese sentido en torno a este tópico, que no es menor, se han realizado distintos espacios para reflexionar y verter los puntos de vista variopintos y necesarios que puedan conducir al apuntalamiento que exige el sistema en comento.

Tal es el caso del foro “Reformar el Sistema de Justicia Penal en México para mejorar” desarrollado en el Senado de la República, en el cual participaron diversos analistas y conocedores del tema, tales como Rodolfo Félix Cárdenas, Javier Carrasco Solís, Iker Ibarreche Pereda y Jorge Arturo Gutiérrez Muñoz, sólo por hacer mención de algunos de ellos.

Dentro del foro se destacó el loable trabajo legislativo que se ejecutó al impulsar las leyes que garantizaron la reforma que hoy aplaudimos. Asimismo se expusieron también los pendientes apremiantes vinculados con esta materia.

Por su parte, la senadora Pilar Ortega Martínez, quien preside la Comisión de Justicia, puntualizó que los asuntos para atender corresponden al primer respondiente, el papel de la policía en el proceso penal acusatorio, audiencias, procedimientos abreviados, jueces de control y juicios de amparo.

De la misma forma, Cristina Díaz Salazar, senadora y presidenta de la Comisión de Gobernación, enfatizó la necesidad de atender esas lagunas jurídicas, otorgando como ejemplo la prisión preventiva oficiosa para delitos de consecuencia grave, como el robo de hidrocarburos, la portación y el acopio de armas de uso exclusivo del Ejército.

En su oportunidad, el Doctor César Camacho, coordinador del PRI en la Cámara de Diputados, esgrimió la conveniencia de eliminar la figura de arraigo y de fortalecer la cultura jurídica para que la sociedad pueda conocer los alcances del sistema.

Por otro lado, el titular del secretariado ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, Álvaro Vizcaíno Zamora, recalcó que el sistema de Justicia Penal no está fallando, en cambio los que se están equivocado son ciertos operadores e instancias del sistema, que tal vez no han terminado de madurar.

En el mismo orden de ideas María de los Ángeles Fromow Rangel, ex titular de la Secretaría Técnica del Consejo de coordinación para la implementación del Sistema de Justicia Penal, subrayó que para lograr mayor eficiencia se debe ligar al sistema de justicia penal con el sistema anticorrupción, con el objetivo de observar la amplitud de criterio de los operadores.

Rescató igualmente que evaluar y dar seguimiento es inexcusable para conocer las acciones correctivas de las instituciones o de la legislación, también precisó que están pendientes tópicos como la adopción de protocolos nacionales, de actuación de los operadores, capacitación y equipamiento.

No obstante y recogiendo la utilidad del foro se dieron a conocer aquí los rubros que merecen ser atendidos y mejorados para optimizar el sistema, se coincidió en que el mismo Sistema Penal Acusatorio es un parteaguas en la evolución de la justicia del país, así lo confirmaron las senadoras Angélica de la Peña Gómez, Pilar Ortega Martínez y Cristina Díaz Salazar.