UA-141661442-1

Agosto 20, 2019

Morena en el Senado hace valer la democracia interna

De manera inusitada, Ricardo Monreal Ávila, coordinador del grupo parlamentario de Morena en el Senado, convocó a sus correligionarios a expresarse a través del voto secreto sobre quién debía ser su candidato o candidata para presidir a la Cámara de Senadores a partir del 1 de septiembre próximo. Y la mayoría habló.

Mónica Fernández Balboa ha sido la elegida por sus compañeras y compañeros para ser la portavoz del Senado y representar la voluntad general de este cuerpo legislativo.

Ello representó un gran logró para la bancada más numerosa en el Senado, pero no estuvo libre de resistencias e incluso de amenazas para tratar de amedrentar la voluntad senatorial.

Y es que el futurismo se desató entre varios miembros del gabinete que, sin rubor y menos pudor, se fueron contra Ricardo Monreal y pretendieron romper la unidad de la bancada de Morena en el Senado, sin conseguirlo evidentemente, pues el propio zacatecano logró consolidar la unidad y salir a los medios acompañado de los senadores de Morena.

La cohesión se mantiene.

Esos integrantes del gabinete presidencial buscaron amedrentar a los legisladores y violentaron el principio de separación de poderes, haciendo llamadas telefónicas amenazantes e imperativas a algunos senadores morenistas para imponer un voto de reelección. Pero los integrantes de Morena no se dejaron.

Lo cierto es que en el Senado de la República, además de la paridad de género, ganó la unidad, la transparencia y la democracia, pues el grupo parlamentario mayoritario ejerció su decisión para que una mujer, la tabasqueña Mónica Fernández Balboa, sea quien presida la Mesa Directiva en el segundo año de la LXIV Legislatura.

Sin precedente en el Congreso, Ricardo Monreal se expuso y apostó hasta la coordinación de la Junta de Coordinación Política y practicó la revocación de mandato. “Si soy factor de división aquí está mi renuncia a la coordinación de Morena en el Senado y a la Junta de Coordinación Política”. Sin embargo, 53 senadores se tomaron la foto con él y le refrendaron su confianza.

Monreal, en su carácter de líder del grupo parlamentario, aseguró que en el proceso de selección para la Mesa Directiva, los senadores de Morena apostaron por la unidad, cohesión y fortaleza.

Al referirse a la postura del senador Martí Batres, dijo que no se harán réplicas ni críticas o descalificaciones contra compañeros de partido, pues lo que importa es la unidad, la cohesión y la fortaleza.

Monreal reconoció su función al frente de la Mesa Directiva, y pidió que se reincorpore a los trabajos del grupo, pues hay muchas tareas por hacer.