UA-141661442-1

Febrero 7, 2020

Resumen

Mientras hubo un apoyo casi unánime a favor de la UNAM y sus autoridades ante las agresiones sufridas, la opinión de Pablo Gómez Álvarez desentonó y pareciera ser el primer lampareado de los que habló el Presidente.

 

Para Alusiones Personales

por José Luis Camacho Vargas

 

Pablo Gómez, primer lampareado presidencial

 
Cuando al presidente Andrés Manuel López Obrador le preguntaron sobre las agresiones que están sufriendo los planteles de la UNAM, contestó que se trataba de mano negra que buscaba la inestabilidad de la Máxima Casa de Estudios y que era necesario lamparear a quienes están agitando las aguas. Las declaraciones presidenciales han bastado para que cayera el primero y calara hondo.

Con declaraciones casi unánimes de actores políticos, sociales y empresariales apoyando a la UNAM, su comunidad y directivos ante los embates y pidiendo el imperio de la ley y el orden, surgió una voz discordante: la del diputado Pablo Gómez Álvarez, quien de forma poco acomedida criticó al presidente y señaló que los problemas en la UNAM se deben a la falta de respuesta de las autoridades.

Hablándole de tú al presidente, Gómez Álvarez refutó que en la UNAM hubiera mano negra, y le dijo a “Andrés” que está equivocado. Bastó una declaración presidencial para que el primer interesado en el tema hablara.

Gómez Álvarez ha guardado un perfil bajo en lo que va de la LXIV Legislatura de la Cámara de Diputados, fungiendo como vicecoordinador en los hechos de la bancada de Morena. De ahí que llame la atención que decidiera opinar sobre un tema que, en estricto sentido, no tiene qué ver con el Legislativo y que además, buscará corregirle la plana al Primer Mandatario.

A diferencia de Gómez, en el Senado la voz fue unánime.

Con un sonoro ¡Goooya! que retumbó en el pleno del Senado de la República, la Junta de Coordinación Política y la Mesa Directiva del mismo y que integran todas las bancadas políticas, se pronunció por apoyar todas las acciones de mesura y firmeza por parte de la rectoría de la UNAM y directores de facultades e institutos.

Los senadores en pleno hicieron un atento llamado para el restablecimiento del orden y legalidad en la Máxima Casa de Estudios del país, al tiempo de pedir a la comunidad no caer en provocaciones y realizar las denuncias correspondientes para dar continuidad a la aclaración de todos los casos, conforme a lo establecido en la normatividad universitaria y en la legislación correspondiente.

En el pronunciamiento, signado por Morena, PAN, PRI, PRD, MC, Verde Ecologista, PT y el PES, los legisladores condenaron cualquier tipo de violencia en contra de las mujeres y de cualquier individuo de la sociedad.

El pleno del Senado, representado por el presidente de la Junta de Coordinación Política, el Dr. Ricardo Monreal Ávila, y la presidenta de la Mesa Directiva, Mónica Fernández Balboa, y los líderes de los grupos parlamentarios, Miguel Ángel Osorio Chong, del PRI; Josefina Vázquez Mota, del PAN; Dante Delgado Rannauro, de Movimiento Ciudadano; Miguel Ángel Mancera del PRD; Geovanna Bañuelos, del PT; Manuel Velasco Coello, del PVEM; y Sasil de León Villard, del PES; así como el morenista Óscar Eduardo Ramírez Aguilar, desaprobaron los recientes hechos en los que se ha vandalizado la Máxima Casa de Estudios y la toma de las instalaciones de diversos planteles de la UNAM.

Los legisladores acompañaron la exigencia de justicia hecha por la comunidad estudiantil, pero apegada siempre a la fuerza de la razón y el diálogo. En el documento signado por todos los coordinadores de las diversas fuerzas políticas se especifica que los casos de violencia de género han permeado en el ánimo de la sociedad, poniendo en evidencia una realidad en la que los derechos de las mujeres son violentados de manera sistemática y la mayoría de los casos sin sanción alguna.

Empero puntualizan que a la par de las manifestaciones pacíficas y legítimas de los estudiantes, se han desarrollado expresiones por parte de grupos que buscan desestabilizar las movilizaciones ejerciendo la violencia.

De ahí que el Senado de la República condena cualquier tipo de violencia en contra de las mujeres y de cualquier individuo de la sociedad. Los y las legisladores reprobaron los recientes hechos en los que se ha vandalizado la Máxima Casa de Estudios y la toma de las instalaciones de diversos planteles de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Todos están a favor de la UNAM, excepto Pablo Gómez, ¿por qué?.

@jlcamachov