UA-141661442-1

Octubre 13, 2017

Vergonzante el Discurso de Odio y Populismo

Agencia IMEPOL

El presidente de la Mesa Directiva del Senado, Ernesto Cordero Arroyo, en la sesión solemne de este viernes, expresó que ninguna postura que promueva la exclusión o división en América del Norte es válida. Señaló que México, Estados Unidos y Canadá deben defender el camino y rumbo común que han arado a lo largo de los años.

Durante la sesión, donde se recibió la visita del Primer Ministro canadiense, Justin Trudeau, el legislador mexicano dijo que el discurso de populismo y odio es vergonzante, además de subrayar la alianza sostenida entre México y Canadá en materia de defensa del comercio global, integración, transferencia tecnológica y de conocimientos.

Apuntó de igual forma que el futuro trae consigo retos importantes, a los cuales se les debe hacer frente como bloque, por lo que la respuesta no se ubica en cerrar fronteras, sino en idear mecanismos que permitan la transformación y el desarrollo de las sociedades.

En su turno, el Primer Ministro canadiense manifestó sus condolencias en nombre de su país por los fenómenos naturales ocurridos en México, al tiempo de enfatizar el hecho de enfrentar juntos los tiempos inciertos actuales y futuros, pues destacó que los vínculos entre nuestras naciones son más fuertes que nunca.

Añadió que el reto principal debe ser el aseguramiento de que todos se beneficien del crecimiento económico, en la coyuntura de la modernización del TLCAN, dejando clara su posición a favor de garantizar que los trabajadores sean arropados por las normas laborales progresistas.

Justin Trudeau aseguró además que enfrente se tiene una oportunidad para actualizar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, que no se puede dejar pasar, sobre todo en el área de derechos humanos.

Esclareció que la zona de América del Norte es el mayor mercado mundial, representando más de un cuarto del PIB en el planeta, por lo que no es posible sucumbir al miedo que algunas personas tienen de ser aisladas.

Concluyó que el cambio verdadero vendrá si entendemos que todos somos socios y que incluso en el cambio debe prevalecer la colaboración, se debe trabajar por un América del Norte fuerte y ese objetivo sólo se conseguirá con un México fuerte, un Canadá fuerte y un Estados Unidos fuerte, finalizó.