UA-141661442-1

Septiembre 6, 2019

Investigaciones IMEPOL

Yancy Figueroa Enríquez

 

Elección de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados

 
En 1999 aconteció un importante cambio en la configuración política y legislativa al interior del Congreso Mexicano, pues se consolidó una trascendente adecuación a su legislación interna al erigirse una nueva la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos. Entre lo más destacado de este nuevo ordenamiento jurídico es que se instauró la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, la cual sería electa por las dos terceras partes del Pleno; se integraría con un presidente, tres vicepresidentes y un secretario propuesto por cada Grupo Parlamentario.

De los puntos más importantes que arrojó la creación de esta nueva Ley fue sustituir a la anterior Comisión Instaladora por la Mesa de Decanos, asimismo desapareció el Colegio Electoral.

Para entender de mejor forma los motivos para esta reconfiguración, es menester señalar que uno de los principales motivos fue las elecciones intermedias de 1997, ya que el partido mayoritario perdió por primera vez la mayoría absoluta en la Cámara de Diputados lo que originó que no se pudiera integrar la Gran Comisión (antecedente de la Mesa Directiva) en los términos establecidos por la normatividad vigente en ese momento.

De ahí que los partidos minoritarios, encabezados por el diputado Porfirio Muñoz Ledo, formaron una coalición para constituir un bloque mayoritario que gobernara a la Cámara a partir de la Comisión de Régimen Interno y Concertación Política.

De esta manera, con la reforma de 1994 y los acuerdos parlamentarios alcanzados entre 1997 y 1998 se empezó a preparar el terreno para concretar una nueva ley del Congreso.

Ahora bien, con la actual Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, en su artículo 17 establece las reglas para ocupar los cargos de la Mesa Directiva.

En el documento original de 1999, se estableció que la Mesa Directiva duraba en sus funciones un año y sus integrantes podrían ser reelectos. Además de estipularse la prohibición para los coordinadores parlamentarios para formar parte de la Mesa Directiva de la Cámara.

Respecto a la elección de los integrantes de la Mesa Directiva para el segundo y tercer año de ejercicio, se determinó que la formulación de la lista sería llevada a cabo durante la sesión preparatoria de la Cámara que inicia dichos periodos. Esta fórmula funcionó hasta el año 2006.

En ese año, fue realizada la primera reforma al artículo 17, modificando en el numeral 1, respecto a los secretarios en su origen eran 3 y pasó a uno propuesto por cada grupo parlamentario. Lo anterior basado en la nueva pluralidad partidaria que comenzó a fortalecerse en el país, logrando mayores representaciones en el órgano parlamentario.

Del mismo artículo, se modificó lo relacionado a la forma en que se elegirán a los integrantes de la Mesa Directiva, buscando garantizar la participación no sólo de un Partido Político, distribuyendo así el poder y dando un gran impulso a la pluralidad parlamentaria.

Por ello, se modificó el numeral 7 para establecer que: “… La elección de los integrantes de la Mesa Directiva para el segundo y tercer año de ejercicio de la Legislatura, se llevará a cabo durante la sesión preparatoria del año de ejercicio que corresponda, garantizando que la presidencia de la Mesa Directiva para tales ejercicios recaiga, en orden decreciente, en un integrante de los dos grupos parlamentarios con mayor número de diputados que no la hayan ejercido.

Bajo tal disposición se llevó a la estructura normativa una importante cláusula que hace referencia a la rotación en la Presidencia de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados.

Asimismo, se recorrió al numeral 8 la prohibición referente a que: “En ningún caso la presidencia de la Mesa Directiva recaerá en el mismo año legislativo, en un diputado que pertenezca al Grupo Parlamentario que presida la Junta de Coordinación Política”.

En 2014, se volvieron a hacer una serie de modificaciones al ordenamiento, algunas versan sobre sus atribuciones, adicionando lo relacionado al pase de lista; al Estatuto para regir el Servicio de Carrera y la convocatoria para elegir al Consejero Presidente y de los consejeros electorales del Instituto Nacional Electoral.

En el artículo 21 se reformó lo relativo a la votación de las decisiones de la Mesa Directiva, buscando así hacer prevalecer decisiones razonadas, alejadas de los intereses de un solo grupo, abriendo el paso al dialogo y para fortalecer la democracia.

En este mismo bloque de reformas se modificaron algunas atribuciones del Presidente de la Mesa Directiva.

Sin embargo, un acontecimiento de suma importancia para el Congreso Mexicano, en especial para la Cámara de Diputados tuvo lugar el pasado martes 03 de septiembre al anunciar su renuncia el entonces Presidente de la Cámara de Diputados, Porfirio Muñoz Ledo, quien afirmó: “Señoras y señores, compañeros, he escuchado con cuidado a las oradoras y oradores durante estas horas y he reflexionado: vengo a anunciar que me retiro de la presidencia de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados… También que se puede tener el poder y no pasar a la historia, se puede pasar a la historia sin tener el poder”.

Destacó que para evitar transgresiones constitucionales lo mejor es dar paso al dialogo para llegar al entendimiento.

Este miércoles el Pleno de la Cámara de Diputados aprobó en lo general y particular, la iniciativa de reforma la Ley Orgánica para que el partido que tenga la mayoría absoluta de curules asuma la Presidencia de la Mesa Directiva por año y medio a partir de la legislatura que iniciará en 2021. La aprobación en lo particular se dio con 331 votos a favor y 108 en contra; el PRI y el PAN fueron los grupos que se opusieron a la aprobación. La iniciativa pasó al Senado para su dictamen, discusión y en su caso aprobación.
La modificación antes mencionada afectará directamente el numeral 7 del artículo 17 de la Ley Orgánica del Congreso General.

Cabe señalar que cuando México atravesó el proceso de creación de la vigente Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, Porfirio Muñoz Ledo fue Diputado Federal en la LVII Legislatura de 1997 al 2000 y pieza clave.

Hay quienes señalan que la nueva pretendida modificación representa un retroceso para la pluralidad democrática y atenta contra la participación de grupos políticos de minoría.

En lo que respecta a la Presidencia de la Mesa Directiva de este segundo año de ejercicio se logró de forma compleja y gracias a la gran presión ejercida por la oposición y la atracción de los reflectores mediáticos y sociales que la asuma la panista Laura Angélica Rojas, del Partido Acción Nacional.